Tu proyecto on-line puede arruinarte

Un gran post de mi amigo Richard Roszkowski.

Otra mañana lluviosa detrás de la ventana de mi cafetería favorita, a veces robo una hora de mi tiempo de consultor para desconectar, leer un trozo de libro tomando un café o simplemente mirar cómo pasa la gente y el tiempo , pensando en … nada.

Y te aseguro que no es tarea fácil. Prueba dejar a tu mente en blanco durante unos cinco minutos. Es agotador. Esta vez casi lo consigo, si no fuera por una frase que se me coló en el oído. “En internet se vende todo“ El autor de esta genialidad la grito por su móvil. Es un personaje peculiar que está sentado en la mesa de al lado. Lo veo algo acelerado y emocionado con el tema, seguro que su café no es descafeinado como el mío. En fin, mi intención es volver donde dejé mi pensamiento, en nada,…pero… no puedo. Lo de “En internet se vende todo“, no se desvanece, todo lo contrario, persiste como un mosquito a las seis de la madrugada. Finalmente me rindo, saco mi blog de notas y empiezo a repasarlo. Llevo siempre un cuaderno para apuntar las ideas, conceptos, genialidades o tonterías. Mi recorrido está motivado por la duda que sembró el tipo del al lado, ¿realmente es tan simple vender por internet, hagas lo que hagas y pongas lo que pongas tienes el éxito asegurado?

Todos sabemos que no es así. Entonces ¿porque unos aumentan sus ventas en 40% cada año y otros por cada 2000 seguidores apuntados en su Facebook consiguen cero ventas,…en serio cero? Y lo digo basándome en la experiencia de mis clientes.

No lo sé, puede que es por la melancolía otoñal pero esta vez no me apetece ser optimista motivador. Todas las notas que estoy marcando en mi cuaderno son más bien como advertencias. Y la madre de todas ellas es esta: Tu proyecto on-line puede arruinarte

Como se hace esto, pues con mis notas sobre unos cuantos proyectos finalizados lo averiguaremos. Quiero compartir contigo mis reflexiones y espero que gracias a esto evitaras por lo menos algunos baches:

Parálisis por análisis – deja de construir decenas de estrategias y vende de una vez.

Falta de visión global de proyecto – sabes cómo empieza – Bien pero, ¿cómo continuará y a donde te tiene que llevar?

Deja que la gente trabaje – ¿para que contratas a un especialista (consejero, escritor, diseñador o programador) si no le haces caso? Créeme, será más rápido y más barato para ti.

El resultado es lo único que manda, miles de visitantes – ¡Genial!!! Y cuantas ventas. No lo dudes, las ventas son la única manera de validar tu proyecto de venta.

Ser realista en previsiones – divide tus previsiones de ganancias en tres y multiplica tus previsiones de gastos por el mismo número y obtendrás la visión de los resultados más acertada.
Internet no es barato, en serio, cuenta solo las horas que tendrás que meter en los juguetes modernos como Twitter o Facebook. Escribe un artículo sobre tu producto o servicio de 300 palabras y lo finalizarás con suerte en 20 a 30 minutos, multiplica esto por el número de entradas que quieres poner en tus medios sociales para estar al día. Por cierto este artículo tiene justo 802 palabras.

No dejes que te vendan la moto – en los últimos años los especialistas de marketing on line se multiplicaron por decenas, averigua su experiencia y efectividad.

Marketing sí pero siempre sobre una ruta clara y aprende esta frase, te será muy útil: devolución de la inversión (tu inversión).

El monstruo de la dilatación – te devorará tu energía, ilusión y tu cartera. Atrévete y pon un calendario (realista) tanto para la gente que contratas como a ti mismo… y cúmplelo.

Trabaja, no seas vago. Es cierto estas pagando por tener tu nueva web, pero recuerda que tú eres el experto que conoce mejor tu negocio, aprende a transmitir tus conocimientos de manera constructiva y motivadora. Al final todos estáis en el mismo barco.

Cuida las relaciones, que sean productivas, no olvides de las barreras de salida de un proyecto. Sustituir un programador, diseñador o escritor es traumático. La persona con quien has trabajado en los últimos meses comprende tus necesidades. ¿Hasta que punto estás dispuesto (y si realmente te puedes permitir) echar todo esto por la borda y empezar de nuevo?

Ética, se honesto con la gente y contigo mismo, la mentira tiene piernas muy cortas.

Y para finalizar una reflexión en plan algo más optimista:

Sigue tu instinto, si tienes presentimiento que algo no va bien, lo más probable es que acabará de mala manera. Haz uso frecuente de una de las herramientas más poderosas en relaciones humanas – pregunta ¡en serio! Tienes dudas – pregunta, si no lo ves claro el tema – pregunta, si tienes sospechas – pregunta y … vuelve a preguntar.

Autor: Richard Roszkowski

Los comentarios están cerrados.