Opciones de financiación para un emprendedor

El emprendimiento es una de las formas más eficaces de buscar el autoempleo como alternativa laboral. Una buena idea y mucha ilusión son dos de los elementos indispensables para poder llevarlo a cabo. Pero falta un tercero factor a tener en cuenta: la financiación. Este aspecto, la mayoría de las veces, no depende directamente del emprendedor en cuestión, mientras que la idea sí que puede surgir de él y la motivación la lleva puesta.

Conseguir la financiación necesaria para poner en marcha un proyecto empresarial no es fácil. Sobre todo porque los supuestos inversores querrán saber con detalle, no solo la idea sino también otros aspectos como el plan de negocio, un estudio de mercado y la previsión de crecimiento del proyecto.

Sin embargo, hay varias opciones de financiación para un emprendedor. Analicemos algunas de ellas.

Buscar como partner un inversor.

Es la salida clásica y tradicional a la que recurren muchas personas a la hora de poner en marcha un proyecto. En este caso, hay que tener muy clara la viabilidad del proyecto, para poder defenderla hasta el final delante de los posibles inversores. Y os aseguro que no es tarea fácil.

Por ejemplo, tendrás que explicar cómo piensas monetizar la idea o cómo la vas a explotar comercialmente. De hecho, suele pasar que existen buenas ideas, innovadoras y con buenas perspectivas que, sin embargo, carecen de un modelo de negocio bien definido. También tendrás que defender ante tus inversores potenciales una previsión de futuro del proyecto, a medio y largo plazo. Evidentemente, esto es porque el inversor querrá recuperar de una forma o de otra su inversión.

En resumidas cuentas, si vas a presentar tu proyecto de emprendimiento a uno o varios inversores debes tener previsto:

Plan y modelo de negocio Previsión de ingresos y de crecimiento Canales y estrategias de comunicación

Si estos 3 elementos están bien definidos, tendrás más posibilidades de conseguir inversión para poner en marcha tu proyecto.

Opciones alternativas de financiación.

Pero, si tienes una buena idea y quieres desarrollarla a toda costa, también hay otras opciones que están muy de moda actualmente. Se trata de varias fórmulas de micro-mecenazgo para financiar proyectos pequeños. Hay varias, pero la más conocida es el Crowfunding, un proceso de financiación colectiva en el que muchas personas aportan pequeñas cantidades de dinero hasta conseguir cubrir las necesidades de un proyecto. A cambio suelen recibir algo simbólico, como una mención. Hay plataformas especializadas en ello.

También existe el Playfunding, el Crowdlending y el Crowdsourcing.

Por otro lado está el llamado Business Angel, un inversor que nos aporta el dinero pero también asesoramiento, conocimientos y contacto.

Y, por último, las subvenciones a emprendedores, procedentes de la UE o de los gobiernos locales, nacionales o autonómicos.

Una buena opción para emprendedores: franquicia con financiación.

Esta es la opción que ofrecemos desde el grupo Camaltec Ibérica  a los emprendedores, para que puedan poner en marcha su propia empresa de servicios web. Tenemos un departamento encargado de analizar la viabilidad personal de cada uno de los candidatos a obtener una franquicia de nuestra marca y que precise financiación. Hay soluciones que incluyen, tanto un salario garantizado para el emprendedor como dinero para poner en marcha el proyecto.

En cualquier caso, la idea es ofrecer la posibilidad de realizar pagos mensuales y cómodos mientras se obtiene la rentabilidad prevista de la franquicia. Sabemos que los inicios son duros y ésta nuestra manera de colaborar con la creación de empleo.

En general, en todos los casos de financiación exigimos el abono de un pago mínimo de entrada. Después, tenemos varios modelos de franquicia, con su correspondiente patrón de financiación:

  • Franquicia Micro (para localidades pequeñas): pago inicial del 50% y posibilidad de financiar el resto.
  • Franquicia Premium: pago inicial del 50% y posibilidad de financiar el resto.
  • Franquicia Marca Blanca: no financiable.
  • Camaltec Center Point: pago inicial del 50% y posibilidad de financiar el resto durante un año.

Se trata de un modelo modular, pensado para adaptarse a lo que necesita cada franquiciado. Y está diseñado de tal forma que damos prioridad a sus conocimientos y planes, dejando en segundo plano la financiación. Nosotros ponemos la idea (nuestra franquicia en cualquiera de sus formas); el emprendedor pone la ilusión y la motivación; entre ambas partes acordamos el modelo de financiación, siempre ajustado a las necesidades del franquiciado.

Si lo prefiere, también puede optar por financiación externa. En este caso, puede buscarla él mismo o pedir que se la gestionemos desde Camaltec Ibérica.

Si te interesa conseguir una franquicia de nuestra marca, contacta con nosotros y realizaremos un estudio del proyecto y te propondremos, si lo necesitas, un plan de financiación.