El trabajo de un consultor seo

De un tiempo a esta parte, es habitual escuchar términos como SEO y SEM que sabemos que están directamente relacionados con internet pero cuyo significado concreto no acabamos de entender. En este artículo queremos aclarar ese concepto de una vez por todas y explicar, con todo detalle, qué es un consultor SEO y cuáles son sus funciones.

La palabra SEO responde a las siglas de Search Engine Optimization y se refiere a las acciones necesarias para colocar una página web en los primeros puestos de los resultados de un buscador. Una traducción breve y concisa de este término podría ser optimización en buscadores u optimización web y se refiere al conjunto de cambios que aplicamos en la estructura de un sitio para hacerlo más visible ante nuestros clientes potenciales. De cualquier manera, como el término está de moda e internet es una tendencia absoluta, son muchos los que se presentan como consultor SEO o expertos en posicionamiento sin tener en realidad los conocimientos específicos para ello.

Lo primero que hay que aclarar, entonces, es qué es un consultor SEO y qué funciones desempeña. Si le ponemos un poco de humor a la descripción, bien podríamos definirlo como un coach de internet. Es decir, es un profesional que controla aspectos como el diseño web, las técnicas de marketing digital, la analítica web, y los procesos de posicionamiento. Tanto los gratuitos (SEO) y los de pago (SEM). Con todos estos conocimientos es capaz de elaborar una serie de estrategias que coloquen nuestro producto o servicio en un lugar de relevancia dentro de la red. No parece fácil reunir todos esos requisitos y, realmente no lo es.

Por un lado, son tantas y tan diferentes las áreas o campos que debe controlar un consultor SEO, que cabe la posibilidad de que realmente no llegue a profundizar lo necesario en muchas de ellas. Desde conocimientos de programación, hasta diseño, aplicaciones, plataformas, comercio electrónico, redacción de contenidos y una larga lista que podría llegar a ser realmente interminable.

Pero, lo más complicado no es la diversidad de áreas sino la perseverancia que se necesita para conseguir un aprendizaje efectivo de ellas y asumir, además, los cambios constantes y continuos propios de los ámbitos tecnológicos como el que nos ocupa. Eso es realmente lo que debe demostrar un profesional que se presente como consultor SEO o una empresa que incluya este servicio en su catálogo. Nadie se hace experto en SEO en un día, ni tampoco después de hacer un máster al respecto. La experiencia y la trayectoria es lo que determinan que uno sea un buen profesional en este campo.

Vayamos a por otro aspecto importante. El marketing digital, ese cajón de sastre donde el SEO convive y se relaciona con otros aspectos fundamentales de la comunicación 2.0. Por ejemplo, está muy bien que un buen posicionamiento nos traiga muchos visitantes a nuestra web. Pero además debemos de proporcionarles un contenido atractivo y una navegación agradable para que se queden en nuestro sitio el tiempo necesario. Conseguirlo sólo es posible si conocemos a nuestro público objetivo, sus gustos y necesidades, y le proporcionamos una experiencia positiva durante su visita a nuestra web. Desde el diseño hasta la usabilidad, pasando por adaptarnos a todos sus dispositivos.

Después de esto, hay que saber provocar la conversión. Que la visita no quede en eso, sino que al final nos compren o nos contraten. Por ello, hay que saber exactamente cuáles son nuestras fortalezas y debilidades  y detectar las oportunidades que son presentan y las amenazas que nos acechan. Es decir, el ABC del marketing de toda la vida, aplicado a una versión digital. Esto también forma parte de las funciones de un consultor SEO.

Hablábamos al principio de estrategias, el plan de ruta para conseguir nuestros objetivos. Pero, para diseñarlas hay que tener antes de nada un diagnóstico sobre la página web sobre la que vamos a trabajar. Por eso, el primer paso debe ser siempre realizar una auditoría SEO lo más completa posible que nos arroje, como mínimo, 3 resultados: un balance de la situación actual del sitio en cuestión, una radiografía de la competencia y unos objetivos a cumplir en un plazo determinado. Este plazo no debe ser inferior a medio año, ya que hay que prever el tiempo que necesitaremos para ir implementando los cambios y la consecución de resultados.

Luego llega el turno del análisis o la llamada analítica web. La necesitamos para medir los resultados y cuantificar el efecto de los cambios. Es indispensable conocer las herramientas y las técnicas para interpretar bien los datos, sacar estadísticas, calcular resultados y prever tendencias. Todo esto es fundamental para un consultor SEO. A partir de estos datos tomará las decisiones más importantes.

El SEO on Page es una de las partes fundamentales para que una página web obtenga relevancia. Con este término nos referimos a todas aquellas acciones que podemos hacer en nuestro sitio para escalar puestos en los buscadores. Por ejemplo, si nos centramos en los títulos, hay que analizar las palabras claves que debemos utilizar e introducir las más importantes en el título, lo más a la izquierda posible. En la URL las keywords también deben tener esta posición. Por otro lado, el contenido debe ser original y único, sobre todo si buscamos buen posicionamiento en Google. La longitud de los textos también cuenta, sobre todo a partir de 400 o 600 palabras y las palabras claves deben estar presentes en un porcentaje de entre el 2 y el 4 por ciento.

Todos estos aspectos los debe controlar y aplicar el consultor SEO, para obtener buenos resultados. Por cierto, las imágenes también pueden llevar visitas a una página si están optimizadas. Así que un buen profesional también debe controlar herramientas para tratar fotografías y vídeos que incluiremos en nuestro proyecto.

Es importante trabajar el contenido para que los buscadores mejoren nuestro posicionamiento, pero no hay que olvidar que sobre todo debemos resultar atractivos para los usuarios.

Y, por descontado, no podemos dejar de hablar del papel de las redes sociales, cada día más importante en la comunicación 2.0. Un consultor SEO debe ser un experto en ellas, debe conocerlas a fondo para saber sacarles todo partido posible. Puede estar apoyado por un community manager o realizar él mismo el trabajo en Social Media.

Como conclusión, son muchos y muy variados los conocimientos que debe tener un buen consultor SEO, pero sobre todo debe tener muchas horas de vuelo a sus espaldas para ofrecer servicios realmente profesionales. Es el caso de Antonio Sivera, consultor web que ha asesorado más de 1.000 proyectos de internet que avalan su trayectoria. Dirige, además, dos empresas punteras en el sector, por lo que cuenta con un equipo de técnicos especialistas para poner en marcha todas las estrategias que diseña personalmente: desde programadores, hasta redactores, pasando por diseñadores gráficos o community managers. Su principal aval es que ofrece un servicio de asesoramiento continuado e implicación directa y personal en cada proyecto.

Si tienes una web y quieres mejorar su posicionamiento o estrenas proyecto y quieres implementarlo en internet, contacta con nosotros. Te haremos un diagnóstico inicial que te ayudará tomar las mejores decisiones para tu comunicación digital.