Consejos para el networking

El networking es una herramienta fundamental para progresar en nuestra vida laboral. Se trata de hacer y mantener contactos profesionales que nos aporten cosas positivas en nuestra carrera: conocimientos, influencia, vínculos con empresas, nuevos y valiosos contactos… Precisamente, el contexto económico y laboral que nos rodea en estos tiempos, hacen todavía más valiosa una buena red de vínculos profesionales. Muchas veces, una recomendación puede abrirnos las puertas de un buen empleo.

Sin embargo, el networking también es muy importante para los emprendedores. Rodearse de otros profesionales es positivo porque pueden convertirse en colaboradores, asesores, facilitadores. En algunas ocasiones, son más determinantes que un buen currículum y nos abren puertas.

En mi trayectoria como consultor de servicios web, he podido comprobar que tejer una red de contactos fuerte y consistente es indispensable para evolucionar en el mercado laboral.

Claves para hacer un networking efectivo.

Para crear una buena red de contactos hace falta estrategia. No podemos dejarlo todo al azar. Por un lado, relaciónate con los profesionales de tu entorno más cercano, por supuesto. Pero busca también contactar con otras personas que no son tan cercanas, pero que nos interesan profesionalmente. Y preocúpate de crear una relación sólida y beneficiosa para ambos, para conseguir que sea duradera.

De hecho, éste es el segundo aspecto a destacar dentro del networking. No se trata de pedir y pedir en nuestro beneficio, sino de dar y recibir para que a ambas partes les interese mantener la relación. En otras palabras: colaborar, cooperar, ayudar…Está demostrado que cuando un profesional asciende, su red más cercana se beneficia de una manera directa o indirecta.

Y, por otra parte, cuida a tus contactos y mantén la comunicación con ellos de manera regular. Mima, incluso, a tus redes más antiguas: antiguos compañeros de colegio o de universidad, profesionales que conociste en antiguos trabajos, etc. Nunca sabes si los vas a necesitar, si te van a abrir un nuevo contacto, si podrán aportarte cosas positivas o necesitarás que te recomienden. Sigue colaborando con ellos siempre que puedas para mantener viva la relación profesional.

En mi caso, durante mi trayectoria como consultor de servicios web, he conseguido tener una red de contactos sólida, integrada por viejas y nuevas relaciones. Para conseguirla, he llevado a cabo ciertas acciones que me han resultado muy efectivas:

  • Contestar siempre a sus correos electrónicos
  • Realizar llamadas periódicamente
  • Pedir su colaboración en tus nuevos proyectos
  • Ofrecerte para ayudar cuando tengan nuevas metas
  • Generar confianza con ellos Basar la relación en la proactividad.

Aprovecha la oportunidad que te dan las redes sociales.

Las redes sociales, en general, nos exponen a ámbitos o sectores a los que difícilmente podríamos llegar en persona. Y también nos dan la opción de llegar a las personas que forman parte de ellos, de una manera más o menos fácil.

Evidentemente, la mejor herramienta para ello es Linkedin, una red de contactos profesionales bien pensada y diseñada. Yo llevo años elaborándola. Es cierto que al principio necesitas dedicarle algo más de tiempo, para diseñar la estrategia, buscar los contactos y conservarlos de manera práctica. Pero, merece la pena. Te dejo aquí algunos consejos que a mí me han sido muy útiles, para sacarle todo el partido a tu red de contactos de Linkedin:

Actualiza tu agenda de contactos con regularidad. Mantenla operativa siempre, para que sea accesible. Organízala usando etiquetas, para clasificar por áreas tus contactos

Cómo gestionar los nuevos contactos.

Cuando conocemos algún profesional que nos parece interesante, es interesante pedir su tarjeta y anotar en el anverso los temas de interés que hemos tratado con esa persona. En mi caso, luego me sirve para refrescar la memoria.

En esas primeras conversaciones, hay que saber escuchar. No des tanta importancia a hablar de ti, de tu currículum o de tus proyectos y prioriza un poco más la empatía. Muestra interés por lo que te cuenta y lanza buenas preguntas.

Si conoces a alguien, por ejemplo, en un evento preocúpate de mantener después la relación. Por ejemplo, yo suelo esperar un par de días para enviarle un correo recordando nuestra conversación y poniéndome a su disposición para lo que pueda necesitar.

Por otro lado, no te quedes en lo fácil. Es decir, amplía tu red, hazla variada y plural, introduce en ella contactos de perfil, carácter e ideología diferente. Cuanto más diversa sea, más oportunidades de progreso se te abren en todas las direcciones.

Espero que mi experiencia en el campo del networking te sirva de ayuda a la hora de tejer una buena red de contactos profesionales. Para cualquier duda o consulta, contacta conmigo.