Conoce las técnicas ilegales de SEO

En el marketing online, como en todos los ámbitos, hay formas adecuadas e inadecuadas de hacer las cosas. Hay profesionales que usan con arte las denominadas técnicas de SEO y hay otros que pretenden llegar a la meta por el camino más corto, aunque el itinerario sea ilegal. Aquellos que usan trucos poco honestos para posicionar sus sitios en buscadores realizan lo que se conoce como Black Hat SEO, técnicas de SEO ilegales o Seo de sombrero negro.

Está claro que todos queremos que nuestros sitios aparezcan entre los primero resultados que arroja en buscador, pero hay maneras dignas, profesionales y honestas de conseguirlo. El problema es que suelen costar más tiempo, es cierto.

Pero sus resultados son mejores porque:

Te ayudan a consolidar tu sitio en la red Son honestos con sus clientes y seguidores No corren el peligro de ser penalizados Recogerán los frutos de su trabajo durante más tiempo.

¿Por qué no es recomendable usar técnicas de SEO ilegales?

Pues porque pueden que te ayuden a llegar al trono el primero, pero no te permitirán mantener la corona sobre tu cabeza durante mucho tiempo. Y, seamos sinceros, a alguien que trabaja por posicionar su tienda online, su web o su blog lo que le interesa en seguir creciendo.

Además, Google, como MediaMarkt, no es tonto.

Y sus algoritmos te pillarán antes o después. Su araña actualiza sus revisiones hasta 500 veces al año, con el único objetivo de controlar lo que sucede en su plataforma y de controlar posibles irregularidades. De hecho, es loable que el buscador vele por las buenas prácticas y eso debería ser una motivación y no un problema.

Por otro lado, pobre de ti como Google  te pille cometiendo un fraude en SEO. Te penalizará y te enviará a los infiernos, de donde te costará mucho tiempo y esfuerzo volver a salir. El Black Hat SEO es más serio de lo que parece y puede hundir un negocio online.

Técnicas de SEO ilegales, ¿Cuáles son?

Como consultor de servicios web he visto de todo en la red. Llevo más de 15 años trabajando en marketing online y he comprobado que vale la pena ser honesto porque al final obtienes mejores resultados.

No obstante, ya sabemos que siempre hay personas con poca ética, en este caso webmasters desesperados, que se ponen las normas por montera y solo persiguen el objetivo de llegar antes a la meta. Además, de esta forma molestan a los usuarios que navegan por la red.

Normalmente, suelen hacer este tipo de técnicas de SEO ilegales:

  • Mostrar un contenido diferente a los usuarios y a los buscadores, optimizándolo de manera extrema.
  • Abusar de las palabras clave, en los textos visibles y ocultos. Estos últimos se escriben en el mismo color del fondo para que el usuarios no los pueda leer, pero los Google, sí.
  • Redireccionar de manera engaños: el usuario clica una página pero aparece en otra que nada tiene que ver.
  • Copiar contenido de otras páginas, sin citar su procedencia. A veces lo hacen así pero cambian las palabras claves por sinónimos para que a Google le sea más difícil detectarlo.
  • Crear una granja de enlaces, que consiste en que varios sitios comparten links entre ellos para subir posiciones.
  • Comprar enlaces al peso, sobre todo hacia páginas de baja credibilidad.

De esta manera, algunos han conseguido posicionarse rápido en los primeros puestos de los buscadores. Pero Google también ha ido perfeccionando sus robots para que puedan detectar estas prácticas fraudulentas y cada vez resulta más difícil engañarlos.

¿Realmente merece la pena usar técnicas de SEO ilegales?

Mi opinión como consultor seo experto en servicios web es que no.

El Black Hat SEO te puede ayudar en un momento dado a ser el primero o de los primeros en la página de resultados, lo que a veces se traduce en dinero. Pero, si lo que quieres es mantener en el tiempo tu proyecto online no te queda otra alternativa que haces las cosas bien.

De hecho, Google valora mucho el buen trabajo de SEO: honesto, constante, regular, profesional.

Por otro lado, están los usuarios o clientes que, en el caso de internet suelen ser muy drásticos. Si los tratas bien y eres honesto con ellos te jurarán fidelidad máxima, pero si los defraudas no querrán volver a saber de ti, de tu negocio o de tu marca.