Conoce al pingüino de Google

Google SEO es el gran desconocido para muchos. Todas las páginas, sin excepción, quieren estar bien posicionadas en los buscadores, sobre todo en Google. Por esa razón, es importante conocer qué herramientas utilizan sus motores de búsqueda a la hora de arrojar resultados.

Pues bien, Google Penguin nació en 2012 enmarcado en una actualización que el buscador hizo de su algoritmo. El objetivo era conseguir una clasificación más óptima de los sitios, limitar el peso del tráfico en las redes sociales y reestructurar el valor de los enlaces entrantes. De esta manera, Google Penguin y Google Panda se pusieron a trabajar de la mano con el objetivo de limitar las prácticas sospechosas, como los enlaces falsos o el spaming.

En este artículo, me propongo que conozcas mejor al pingüino de Google y trabajes para ponerlo de tu parte en el posicionamiento natural de tu sitio web. Es el resultado de muchos meses de trabajo como consultor SEO en antoniosivera.com, consiguiendo posicionar en lo más alto a nuestros clientes.

Con todos ustedes… ¡el pingüino de Google!

El Google SEO se transformó con la llegada de este algoritmo. Es uno de los mejor perfilados de todos los que utiliza el buscador y no tiene piedad a la hora penalizar una página por malas prácticas y enviarla a los infiernos. De hecho, hay veces que sus castigos prácticamente hacen desaparecer del buscador algunas de estas webs. La clave está en conocer bien los criterios que aplica para adelantarnos a ellos y conseguir que jueguen a nuestro favor.

Para empezar, hay que destacar el grado de especialización de Google Penguin para detectar enlaces sospechosos y penalizarlos. Es un sabueso preciso y pocas trampas se le resisten.

Puede que no lo sepas pero el posicionamiento de una web depende, hasta en un 70% de lo que se llama SEO Off Page. Es decir, los enlaces que llevan hasta ella. Y resto, apenas un 30%, obedece al SEO On Page: arquitectura de la página, contenido, etc. El problema llegó cuando, en los resultados de una búsqueda, salían en las primeras posiciones sitios con un contenido nefasto pero llenos de enlaces.

La cuestión es que estos enlaces se compraban “al peso”, es decir, por paquetes y a bajo coste. Si era una manera eficaz de posicionarnos, ¿para qué currarnos un buen contenido? Fue entonces cuando llegó el pingüino de Google para poner orden.

A partir de ese momento, páginas bien posicionadas por sus falsos enlaces descendieron en el listado de resultados hasta casi desaparecer. De hecho, muchas de ellas tuvieron que cerrar y crear un sitio nuevo, bien construido, para volver a intentar alcanzar buenas posiciones.

¿Qué le gusta al pingüino de Google?

Los enlaces reales y naturales, que tienen un sentido dentro del contenido de una página. Así de claro y sencillo.

Su funcionamiento es muy preciso, está muy bien construido y apenas ha sido actualizado desde que se creó. ¿Por qué? Pues porque hace muy bien su trabajo. Rastrea y rastrea la red hasta detectar mapas de enlaces artificiales para, después, penalizarlos. Y rastrea y rastrea internet hasta localizar mapas de enlaces naturales y los premia. Además, le da igual que la web trabaje en un idioma o en otro: este animalito es plurilingüe y no hace distinciones.

El problema es que, si te lleva a los infiernos vas a tener muy difícil salir de allí. Sobre todo, porque no va a depender de ti.

La clave en el funcionamiento de Google Penguin está en analizar los enlaces que entran en una web para saber si están o no relacionados con el contenido de la misma. Es decir, comprueba si esos sitios que nos enlazan, posicionan por las mismas palabras claves que las de nuestra web o si los contenidos de ambos sitios hablan de las mismas cosas.

Si un porcentaje alto de ellos no coincide, investiga y toma una decisión. Si lo aprueba, impulsa tu web hacia arriba. Si no, te penaliza sin piedad. Un trabajo de chinos, si tenemos en cuenta los millones de páginas que indexa y que, además, lo hace en tiempo real. Puede que sea la mejor obra de Google SEO.

Elaboremos la dieta de este potente pingüino.

La idea es empezar a hacer una lista de lo que le gusta y lo que no le gusta a Google Penguin y trasladar los resultados a nuestra página.

Comencemos por lo que vamos a eliminar del menú:

  • Enlaces injustificados: enlazar a una página de moda desde sitios específicos de neumáticos no tiene ningún sentido. Pero si proceden de las webs de conocidos blogueros o de tiendas de complementos, pues ya es más razonable. Es solo un ejemplo, para ilustrar que el pingüino de Google rastrea los links y les otorga un valor. Bueno o malo. El nombre de los enlaces: el texto al que vinculamos el enlace debe contener palabras clave del sitio al que nos dirige. Atrás quedan ejemplos del tipo: pincha aquí, leer más o más info. Google Penguin quiere que, al menos la mitad de los enlaces, contengan palabras clave o el nombre de la marca.
  • Mapas de enlaces artificiales: los detecta comparando el mapa de enlaces de una web con el mapa de enlaces de otras páginas similares. Si hay mucha diferencia, entonces se para a mirar con lupa ese sitio y, si detecta que hay trampa, te envía a los infiernos del buscador.

Veamos ahora, que alimentos incluir en su dieta para tenerlo contento:

  • Menos cantidad y más calidad de enlaces: a Google Penguin le gusta comer bien, no comer mucho. Busca enlaces que hablen de lo mismo que tú, que pertenezcan a tu mismo segmento y dale tiempo suficiente para que funcione.
  • Practicar networking para conseguir un mapa de enlaces de calidad: acude a eventos, haz contactos, ofrece colaboraciones a tus semejantes, haz de relaciones públicas de tu web. Cuesta, pero te reportará buenos beneficios.

El objetivo último de esta herramienta de Google SEO es resaltar el contenido de calidad y los sitios web que tienen sentido. Con él, el funcionamiento del buscador ha mejorado, da resultados más ordenados y que están más acorde con lo que están buscando los usuarios en cada momento.

Si tienes dudas o necesitas ayuda para darle a tu web un nuevo impulso en el posicionamiento, hablemos. Conocemos bien al pingüino de Google y podemos ayudarte.