Cómo planifico una campaña SEO

Llevar a cabo una campaña de SEO puede llegar a resultar bastante complicado, sobre todo si el objetivo es posicionar una web que no conocemos. Esta situación es muy habitual para los consultores: nos llegan clientes con la petición de mejorar el posicionamiento de su sitio y tenemos que dedicar una fase previa a analizarlo, ver lo que está hecho, lo que hay que corregir y lo que falta por hacer.

Una buena campaña de SEO, para que tenga resultado, afecta a muchos factores. Todos y cada uno de ellos deben de cuidarse al detalle y deben estar construidos de tal manera que creen sinergias entre ellos.

Hoy voy a analizar en este post, las fases que debe cumplir una campaña SEO para obtener los resultados que queremos.

Si se trata de la web de un nuevo cliente, vamos a destriparla. Es decir, vamos a analizarla por dentro, al detalle, para poder sacar conclusiones. Los elementos que debemos analizar son varios e importantes.

Lo primero, analizar a fondo el contenido.

Si es o no original, porque de ello dependerá cómo nos valore Google a la hora de posicionarnos. Hay herramientas muy útiles para ello, como el CopyScape, que nos dirán si el contenido se ha copiado de otro sitio en internet. Otra opción, un poco más laboriosa, es comprobar texto por texto si están indexados por el buscador. Si guarda relación con el tema de la página web, porque también posiciona.

Publicar un texto sobre colecciones de mariposas en un sitio de venta online de zapatos, no tiene mucho sentido. Si tiene calidad, de cara a los usuarios: el contenido de lo que publiquemos en nuestra web debe responder a las expectativas de sus seguidores. Si se trata de la web de una ludoteca, los lectores querrán leer sobre temas relacionados con niños y no artículos sobre el cuidado de los animales domésticos. Si el contenido no responde a las expectativas de las personas que realizan las búsquedas, cuando nos encuentren se irán rápidamente de nuestro sitio. Por eso hay que centrar el contenido en aquello para lo que nos estamos posicionando en los buscadores.

Los abandonos también afectan de manera negativa al SEO.

A continuación, la estructura interna de la web.

Repasar el SEO on Page: hacer una radiografía de las palabras clave utilizadas para cada una de las páginas de nuestra web. De esta manera le decimos a Google quiénes somos y de qué hablamos, para que nos posicione correctamente cuando se produzcan búsquedas. Confirmar que la indexabilidad es correcta: analizarla en todas las partes de la web, para confirmar que se trata de una estructura correcta y bien enlazada. De esta manera ayudaremos al robot a llegar hasta el último rincón de nuestro sitio.

Optimizar los meta title y meta descripción, etiquetas importantes que usan los buscadores para posicionar las webs. En este sentido hay que confirmar que contienen las palabras clave que nos interesan para que los usuarios cliquen sobre nosotros en el listado de resultados de búsqueda.

Comprobar la usabilidad de la web: si se navega cómodamente por ella, si es sencilla e intuitiva. El objetivo es que los usuarios no la abandonen porque no la consideran amigable. Si eso pasa, nuestro sitio perderá posiciones.

Analizar los enlaces del sitio: si son de calidad y llevan a sitios relacionados en el contenido de la web. Si se han utilizado correctamente los anchor text, etc. Si no es así, hay que hace limpieza de enlaces y empezar de nuevo.

Repasar las palabras clave: qué keywords se han usado hasta ahora para posicionar la web y confirmar si son o no adecuadas. Buscar otras nuevas, que destaquen porque reciben muchas visitas.

Y, después, sigamos trabajando la campaña SEO.

Cuando ya conozcamos a fondo al web y hayamos hecho las modificaciones oportunas, es el momento de mirar hacia la competencia.

Analizar las webs mejor posicionadas en nuestro ámbito y fijarnos en los mismos aspectos que hemos analizado en el apartado anterior, cuando revisábamos al web de nuestro cliente.

Nos dará muchas pistas.

También debemos hacer una buena planificación de enlaces enfocados al SEO. Este trabajo dependerá de lo que ya esté hecho previamente en la web, pero el resultado debe ser una combinación adecuada de links de marca y links naturales,        que den como resultado una web limpia y del gusto de Google.

Más adelante, ya haremos nuevas filigranas con el linkbuilding, pero de momento conviene ser conservadores.

Si cumplimos todos estos pasos, empezaremos desde cero una campaña SEO en la web de nuestro cliente. A partir de aquí, hay que medir resultados e introducir las variables y cambios que sean necesarios para ir optimizando poco a poco el posicionamiento.